la visión memética

octubre 3, 2009

Moot explica por qué 4chan es una factoría de memes:

Entrevistador: One of the most interesting things about 4chan is that nothing gets archived. Threads disappear within an hour. It’s a contradiction — 4chan is known for creating memes, yet it’s designed for them to die so quickly.

Moot: The lack of retention lends itself to having fresh content. The joke is that 4chan post is a repost of a repost of a repost. There was a guy who was downloading every image from /b/. He calculated that 80 percent of what’s posted has been posted before. So it’s survival of the fittest. Ideas that are carried over to the next day are worth repeating. The things that are genuinely funny get carried over.

The reason we’re seen as a meme generation factory is because of the unique qualities of the image board and the lack of retention. On other bulletin boards, threads are archived indefinitely. All the big threads have been around for months or years. But with 4chan, something has to be really good to keep getting posted.

La explicación es simple, pero a la vez reveladora. Dada la competencia, sólo sobrevivirán las imágenes que más provoquen su replicación. Por eso 4chan es la cuna de tanto buen material.

Una vez que uno internaliza la visión memética sobre la cultura, comienza a sorprenderse con cosas que antes se aceptaban como dadas. Cualquier elemento es pasible de ser mirado con nuevos ojos. Los autos, por ejemplo, son increíbles colecciones de buenas ideas. Desde cada parte del motor hasta la manija que sube y baja la ventanilla, cómo se traban las puertas o el espejo retrovisor, con la posibilidad de cambiar su inclinación. Podría incluso asombrarme de los tornillos, las tuercas y los engranajes, que son también grandes ideas popularizadas en todo el mundo.

Más en general, es interesante observar que en la ciudad no hay nada que permanezca como era en la naturaleza. Es decir, en varios kilómetros a la redonda no hay un trozo de material “intacto”. Hasta los árboles fueron puestos por los humanos, hasta los parques están diseñados. Cualquier artefacto o mecanismo con que nos topemos, cualquier cosa que veamos en la habitación, el edificio o la ciudad, es el resultado de miles de años de cultura depurada, de buenas ideas luchando entre sí por sobrevivir. Estamos ante los ganadores de la lucha. Cada aparatito, por más nimio que parezca (un alicate, digamos), es el resultado de incontables pequeñas buenas ideas de hombres distintos, a lo largo de la historia, hombres que no se conocieron entre sí, inventores perdidos de distintos países y tiempos cuyas ideas fueron transmitidas por lo útiles y atractivas que resultaron.

Cuando uno piensa en esto lo suficiente como para hacerlo parte de su percepción, cuando uno comienza a verlo automáticamente en las cosas, por fin puede sentir en carne propia lo poderoso de la fuerza evolutiva. La cultura es lo que es no gracias al “Genio Humano”, sino por la autómatica depuración que sufre cualquier clase de entidades replicantes sometidas a una presión selectiva durante el tiempo suficiente. Los pueblos humanos no se propusieron crear las ciudades con sus avenidas, los autos con sus intrincados mecanismos, los ingeniosos alicates. La cultura simplemente ocurre, como efecto de la selección permanente a la que las ideas –los memes– son sometidas.

Hay que entender, pues, que la fuerza de la evolución es magnífica. Ningún ser humano podría haber ideado por sí mismo, en el transcurso de una vida, cómo hacer el fuego, extraer los metales, moldearlos, etc., hasta producir un mero tornillo. Y lo más importante es que cada uno de estos inventos no es el resultado de brillantes ideas de genios de su tiempo, sino que es consecuencia de algo mucho más mundano: el ensayo y error multiplicado por los miles de millones de humanos que poblaron la tierra, durante todos los días de su vida. Nadie pensó, en una noche de reflexión brillante, que podría extraer los metales de las montañas para fabricar provechosas herramientas. Los humanos simplemente lo descubrieron paso a paso, casi seguro por accidente, y al ver que era bueno lo repitieron. Este proceso ocurrió para cada buena idea, durante decenas de miles de años, hasta llegar a nosotros. El humano no es más que un primate afortunado, cuya mente ha servido como medio para el desarrollo de la cultura, desarrollo que no obedece los designios de nadie.

Anuncios